Fundación Villandrando

 
Menú mensual Tablón de anuncios
Boletines informativos Balances económicos


HISTORIA

La Fundación Escuela-Asilo San Joaquín y Santa Eduvigis, también denominada Fundación Villandrando, es una institución benéfica fundada por la Vizcondesa de Villandrando, que cuenta con más de cien años al servicio de la sociedad palentina.


La Vizcondesa de Villandrando, soltera, piadosa y poseedora de una gran fortuna, dispuso la creación de un Asilo Escuela que llevaría el nombre de San Joaquín y Santa Eduvigis, en recuerdo de  sus progenitores. En el testamento que firmó en 1907, nombró al Asilo Escuela “su único y universal heredero”, “para recoger a niñas huérfanas de los labradores de Palencia, Cevico de la Torre, Alba de Cerrato, Villamuriel y Soto de Cerrato para darles una educación cristiana e instrucción, que las convierta en mujeres aptas para vivir de su trabajo”.

Según las disposiciones testamentarias, en enero de 1911 se formalizó notarialmente en Palencia la constitución del Patronato del Asilo Escuela, del que sería patrono nato el obispo de Palencia. Por Real Orden de 10 de junio de 1912, el Asilo Escuela alcanzó la condición de Fundación Benéfica Particular.

El Art. 15 del primer reglamento de la Fundación, en 1911, disponía: “(…) habrá de estar constituido (el personal del Asilo Escuela) por mujeres, prefiriéndose religiosas pertenecientes a una comunidad que tenga como uno de sus fines los mismos o análogos a los de esta Fundación (…)”. El obispo-patrono entabló contactos con las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, y firmaron el acuerdo –“contrata”- en Madrid, el 12 de octubre de 1911. A primeros de noviembre de ese mismo año, las religiosas se hicieron cargo del Asilo Escuela.

La Fundación fue evolucionando y adaptándose a las exigencias de los tiempos, respetando siempre la voluntad de la Vizcondesa. A lo largo de su existencia, Villandrando ha sido Escuela, Residencia de Estudiantes (becarias de BOU, COU y Formación Profesional tuteladas por el Ministerio de Trabajo), enseñanza de bordados y labores, Colegio de Educación Infantil y Parvulario. Durante casi un siglo, la benemérita labor desarrollada por las Hijas de la Caridad, convirtió a Villandrando en un referente de educación en Palencia.




LA NUEVA FUNDACIÓN VILLANDRANDO

Las Hijas de la Caridad dejan en 2006 la institución, al no poder atenderla adecuadamente, y se establece un nuevo Patronato. Éste, adapta los estatutos a la situación actual y, siguiendo el espíritu de la Vizcondesa, establece como finalidad promover centros educativos, favorecer la formación y conceder becas a estudiantes palentinos, además de mantener su patrimonio artístico.

El Patronato que rige la Fundación Villandrando, decidió poner en marcha un Centro de Educación Preescolar (guardería). Esto exigía obras y reformas en un edificio declarado Bien de Interés Cultural. El presupuesto ejecutado en las obras de adaptación de la planta baja y parte de la primera, y la rehabilitación del edificio bajo la supervisión del Servicio Territorial de Cultura (Patrimonio), ascendió a 600.000€. La financiación fue posible gracias a un préstamo hipotecario a 25 años, por valor de 540.000€, por parte de Caja España. Además, el Patronato recibió una subvención de la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León por valor de 30.000 €, concedida para la rehabilitación del edificio.

En septiembre del año 2007, la Fundación Villandrando inauguró el Centro de Educación Infantil.  El nuevo Patronato, fiel a la identidad profundamente cristiana que fundamenta su sistema educativo, adapta su finalidad a los nuevos retos de la sociedad palentina. Aspira a contribuir a que las familias puedan crecer, facilitando la conciliación de la vida laboral y familiar. Y quiere ayudar a los padres de los alumnos a dar a sus hijos una educación de calidad, inspirada en una visión trascendente de la existencia humana.

El Patronato de la Fundación decidió, en su reunión del 23 de junio de 2009 (Cfr. Acta nº 79), asumir y hacer públicos los siguientes Principios de Transparencia (Inspirados en los Principios de Transparencia de la Fundación Lealtad).




PATRONATO DE LA FUNDACIÓN

Presidente: Obispo de Palencia.

Vicepresidentes: 
Raúl Muelas Jiménez y Prudencio Baños Torices.

Secretario: Luis Jolín Garijo.

Vocales: Mª del Rosario Montero Rodríguez y Julio Rubio de la Rúa.




EL EDIFICIO

En diciembre de 1909, el Ayuntamiento de Palencia, aprobó la petición “para derribar y construir” el edificio donde se instalaría el Asilo-Hospital de San Joaquín y Santa Eduvigis, en el solar número 62 de la calle Mayor. Las obras finalizaron en diciembre de 1911, con un coste de 175.000 pesetas.

Jerónimo Arroyo, nació en Palencia en 1871 y fue nombrado en 1899, arquitecto provincial, y posteriormente del Ayuntamiento de Palencia. Inició sus estudios de arquitectura en Madrid y los finalizó en la Escuela Superior de Barcelona, donde se impregnó de los albores del movimiento modernista. Construyó en Palencia varios edificios de clara influencia modernista, que representan el conjunto más importante de arquitectura modernista fuera de Cataluña. Entre estos, destaca el asilo fundado por la Vizcondesa de Villandrando, donde Arroyo evoca un logrado goticismo mediterráneo en su fachada.

Uno de los modelos que Jerónimo Arroyo desarrolló profusamente, es el de residencia colectiva, plasmada en asilos-hospitales. Tomará como referencia la tipología de “monasterio”, en la que el claustro organiza en torno a sí toda una serie de dependencias. Un claro ejemplo es el Asilo de San Joaquín y Santa Eduvigis.

El edificio consta de planta baja, dos pisos, desván en la parte delantera y un piso y desván en la posterior, con un patio central construido en forma de claustro, con cuatro galerías en sus dos plantas, y una capilla en el extremo posterior.

Está construido entre medianeras y con soportales, en los que se alinean cuatro vanos, con arcos carpaneles sobre cinco pilares prismático-hexagonales. Estos pilares presentan capiteles decorados con los escudos de Villandrando en los extremos, y alegorías de las tres virtudes teologales en los centrales.

Tras los soportales, tres de los módulos se dedican a  locales comerciales, forjando la estructura basándose en pilares de hierro fundido. En el primer piso, y centrados en los vanos, están situados cuatro balcones con antepecho de hierro forjado con formas curvas, rematados los huecos con arcos carpaneles formados por bloques de piedra artificial, y enmarcados con pináculos adosados a la fábrica.

Los huecos del segundo y último piso, se encuentran pareados. Son ventanas  geminadas con mainel y pilastras de fuste helicoidal, rematadas con arcos conopiales y carpaneles. Rígidas jambas enmarcan estos huecos formando la base dentada del mosaico, que se sitúa así a modo de friso; sobre él, una amplia cornisa volada con tres cuerpos, con artesonado.

Jerónimo Arroyo encargó la realización del mosaico que recorre todo el frente, a Daniel Zuloaga, afamado decorador de obras modernistas. El friso, de luminoso colorido, es un mosaico taraceado y embijado, de cerámica vidriada. Representa la figura de la Vizcondesa de Villandrando donando su herencia a una doncella, mientras dos ángeles sacralizan el acto, sosteniendo sendos lazos con inscripciones de las virtudes teologales. Las duras heladas del clima palentino fueron la causa de que el mosaico no aguantara el primer invierno, y se cayera, obligando al artista a reconstruirlo.

En el centro de la fachada, bajo las figuras centrales del mosaico, se sitúa el blasón de Lorenzo de Moratinos, Vizconde de Villandrando (primo de doña Eduvigis, que murió sin tener descendencia legítima).

El cuidado con que Jerónimo Arroyo eligió las proporciones de la obra, los infinitos detalles de los remates, la maestría en combinar los materiales más diversos, y el dominio del repertorio histórico, hacen de este edificio una de sus obras más bellas y elegantes. Según el DECRETO 204/1998, de 25 de septiembre, el edificio fue declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento.

Queremos destacar en el estilo de Arroyo: su apertura a lo moderno, la elegante síntesis de elementos religiosos y civiles, la ausencia de provincianismo, y el afán por armonizar materiales y artes heterogéneos. Y en su densa carga simbólica, todo ello como elementos configuradores de un estilo que queremos determine el futuro de esta Fundación.
C/ Mayor, 36
34001 Palencia (Palencia)
Ver Teléfono
979 110 810628 557 661